Calidad

En el año 2004 Bodegas Imperiales obtiene la certificación de calidad ISO 9001 emitida por Aenor. Esto se traduce en el día a día en un seguimiento continuo en la calidad de nuestros vinos, pudiendo obtener la trazabilidad desde el origen, el viñedo, hasta el producto final.

Partimos de unas cepas cultivadas en vaso, con una edad media de 50 años y con unos rendimientos muy limitados que no superan los 4.000 kg/ha.

En la elaboración seguimos un método tradicional, respetuoso son la uva, tratando de mantener todas las virtudes de la variedad tempranillo intentando mantener la tipicidad dada por el terroir.

Finalmente criamos nuestros vinos en las mejores barricas y lo mantenemos en condiciones constantes de humedad y temperatura durante toda su estancia en la bodega para que llegue al consumidor en su estado óptimo.